tramo empedrado del camino

El 25 de noviembre de 2008 es una fecha muy significativa en la dilatada historia de este camino. El Gobierno de Canarias, en su decreto 227/2008, declara al Camino de Candelaria Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Sitio Histórico.

Según la ley 4/1999 de Patrimonio Histórico de Canarias, un sitio histórico es un lugar o paraje natural vinculado a acontecimientos o recuerdos del pasado de destacado valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico.

Este antiguo camino es ya citado en los repartimientos de tierras efectuados por el Adelantado Fernández de Lugo tras la conquista. Se trata por tanto de uno de los caminos más antiguos de la isla y de gran valor patrimonial y etnográfico.

La factura de los tramos conservados del camino es, en sí misma, digna de protección. Sus muros laterales de piedra seca, su firme empedrado y su adaptación a la morfología del terreno son ejemplos del buen hacer de los maestros camineros de antaño.

Se declaran BIC cinco tramos del camino por su mejor conservación. Estos son:

1. Entre la calle Las Toscas de El Tablero hasta la carretera de La Esperanza a Machado.
2. Desde el punto anterior hasta la carretera que va de Machado a la ermita de El Rosario.
3. Desde la ermita de El Rosario hasta el inicio de la pista de Suárez que conduce a Barranco Hondo.
4. Desde el campo de fútbol de Barranco Hondo hasta la calle La Morrita, en el barrio de La Jiménez
5. Desde el barranco de Afirama hasta que el camino Cruz Colorada alcanza la carretera C-822, en Igueste.

En la sección "Visita el camino" encontrarás descripciones e información de utilidad de estos tramos así como del resto del itinerario.

De igual manera, los caseríos aledaños de La Jiménez y Pasacola, con interesantes muestras de arquitectura tradicional y cuyos vínculos con el camino son evidentes, se incluyen dentro de la delimitación del BIC, así como una estación aborigen de cazoletas y canales en el Barranco de las Gambuesas. Se pretende mediante esta protección frenar el proceso de degradación y transformación que han venido sufriendo ambos enclaves.