Caserío de Pasacola

El caserío de Pasacola ocupaba una franja de terreno entre los barrancos del Saltadero de las Gambuesas y el Salto de Chajarche, entre los pueblos de Barranco Hondo e Igueste de Candelaria.

Las casas estaban construidas con piedra y barro, apoyándose las esquinas en pilares de piedras archetadas de tosca roja del lugar. Poseía una era comunitaria, conservada en buen estado, varios hornos y lagar de husillo. Se abastecían de agua de las fuentes: la de las Piteras, la Fuente el Pino, y los charcos del barranco que en aquella época corría durante semanas.

La existencia de este caserío está documentada desde el siglo XIX. Tuvo según los padrones de la época entre cinco “vecinos”, en 1818, y trece en 1858  momento de máximo apogeo, llegando alcanzar seguramente, algo más de 50 habitantes, pues los padrones contabilizaban el número de familias como “vecinos”.

Sabemos que algunos de sus vecinos vinieron desde Barranco Hondo y se asentaron allí, construyendo su casa con materiales del lugar. La ubicación a la vera del Camino hizo que tuvieran una intensa relación con los viajeros y vendedores que lo transitaban, así como con la ciudad de La Laguna a la que acudían a vender. Esto les doy seguramente el carácter abierto y hospitalario que según la tradición oral tenían sus últimos habitantes: “en casa de abuelo se quedaban todos los que pasaban por el camino y se les hacía de noche, el que iba vendiendo botas, el que vendía los cochinos, todos”

Las últimas dos vecinas de Pasacola fueron Cha Felisa Alonso Martín, viuda de Santiago Ramos Martín, y su hija Gumersinda Ramos Alonso, que más tarde se conoció como Gumersinda García, por su marido.

Ellas se trasladaron a vivir a Igueste en el año 1921, tras “asustarse por algo que les sucedió viviendo allí solas”.

Santiago Ramos Alonso, hijo de Felisa, desmontó las tejas y maderas de la casa de sus padres en Pasacola, y “hasta las piedras de las esquinas”.  “Con ellas construyo el granel” de su casa en Igueste, a donde se había mudado al casarse, viendo que otros empezaban a robar los materiales de las otras casas que habían quedado vacías antes.

Queremos agradecer a Pilar Torres Ramos y María Remedios Torres Ramos, bisnietas de Cha Felisa, la información que nos han facilitado, que nos ha permitido redactar esta ficha y aclarar algunos datos recopilados anteriormente, como los apellidos y familia de Gumersinda.

Fuentes consultadas:

Pilar y María Remedios Torres Ramos. Vecinas de Igueste y bisnietas de Cha Felisa, última moradora de Pasacola a las que agradecemos su valiosa información que nos ha permitido aumentar el conocimiento sobre este Caserío. (Entrevista)

Octavio Rodríguez Delgado. Cronista de Candelaria ( http://blog.octaviordelgado.es/?s=Pasacola&submit=Buscar )

Normativa aplicable

  • Ley 4/1999 de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias.
  • Decreto 111/2004, de 29 de julio
  • Reglamento sobre Procedimiento de Declaración
  • Régimen Jurídico de los Bienes de Interés Cultural.

Los comentarios están cerrados.